Ultravioleta. Propuesta para el Pabellón Argentino en la Bienal de Venecia

Panel 11.jpg

Ultravioleta

Mas bien la vida

donde una voz dice ¿estás ahí?

donde otra voz responde ¿estás ahí ?

André Breton, 1923

¿Qué cuestiones nos hablan de la condición argentina en relación a cómo viviremos juntxs?

Argentina es reconocida mundialmente por hechos, que se registran a lo largo de su historia, en diversos campos que abarcan desde el deporte hasta la ciencia. Desde el año 2015, el Ni una menos es una consigna nacida en Argentina que, desde entonces, se ha diseminado por todo el mundo contra la violencia hacia las mujeres extendiéndose progresivamente desde la ampliación de derechos de amplios sectores en situación de vulnerabilidad hasta  la justicia socio-ambiental en una preocupación por el planeta que compartimos, nuestra “casa común”. El violeta (purple) es el color que identifica esa lucha.

Nos preguntamos entonces, ¿es posible el habitar poético en momentos en que la especulación desmesurada genera guerras, catástrofes climáticas y sociales, además de un ecocidio planetario? Se trataría de rebasar el fondo a la forma, superar la inutilidad práctica del gesto artístico, para que el significado propio de la obra arquitectónica se nutra de las relaciones con lo que la rodea, que no es nada más ni nada menos que ir al encuentro con los otros y las otras, con quienes están en situación de vulnerabilidad, frágiles.

Telas de color violeta cubren todo el suelo de un edificio de alto valor arquitectónico, generando un paisaje emergente que intensifica la práctica de lo real expresando nuevos aspectos de la misma. Se trata de recurrir a lo artístico, no como carencia de funciones sino, como la posibilidad de que las formas lleguen a provocar nuevos significados a ser habitadas.

Proponemos construir una marea violeta en la que tres lugares de remanso propician encuentros. Con las mismas estructuras de andamios dispuestas en triángulo, se desarrollan bancos enfrentados que proponen mirarse “cara a cara”. Los planos textiles que limitan el espacio de los bancos dejan leer 3 consignas “Ni un bosque menos”, “Ni un río menos”, “Ni inx menos”, interpelando a quienes deciden tomar un descanso, ¿Cómo viviremos juntxs? “La salvación de lo bello es la salvación de lo vinculante” Byung- Chul Han.

Los materiales y sus destinos

¿qué pasa cuando concluye una intervención artística en un museo, en el espacio público, cuando se retira, cuando termina su periodo de exhibición?  Este problema global, se presenta de manera acuciante en la ciudad de Venecia en la cual los movimientos sociales promueven la eliminación de basura, luchando por un turismo sustentable.  En esta obra efímera, los materiales pasan por un momento de demora hacia otra condición, hacia quienes están esperándolos y los reutilizarán organizando nuevamente esa materia. En un mundo con tantas carencias, no generaremos basura. La instalación es concebida como una detención momentánea de algo que seguirá en transformación siendo objeto de una nueva propuesta que será luego vuelta a transformar para el bien común.

Estructuras tubulares, con las dimensiones que corrientemente son utilizadas para construir andamios,  se alquilarán por el tiempo establecido para la Bienal, y luego se devolverán. A su vez, los cables de acero y la tela de rafia impermeable serán entregados a organizaciones sociales y no gubernamentales para cobijar distintos asuntos que puedan atender a la emergencia con coberturas transitorias. En el registro de la suplementación de sentidos, los textos aplicados en los tramos textiles que rodean los lugares de encuentro al interior de la marea, migrarán a otros lugares llevando mensajes para que la vida sea posible en el presente y para que un futuro juntxs sea posible: “Ni un bosque menos, Ni un río menos, Ni unx menos”.

Panel 21.jpg

Panel 22.jpg